De cómo las acampadas podrían acabar en nada

Hoy me he despertado y estaban desalojando la acampada de Barcelona. Yo trabajo muy cerquita y he podido contemplar como un helicóptero de los Mossos d’Esquadra (policía catalana) sobrevolaba Plaça Catalunya.
Con ente artículo quiero hacer mi propia reflexión a todo lo que lleva pasando en España estos días en los que parece que la sociedad dijo basta. También he querido compararlo a las revueltas que se vivieron en 2001 debido al famoso “corralito” argentino.
¿Están los culpables entre rejas? ¿Sigue todo igual? ¿Cambió el sistema?

A continuación voy a mostraros un vídeo muy ilustrativo que os aclarará porqué nos encontramos sumidos en esta crisis.

httpv://www.youtube.com/watch?v=N7P2ExRF3GQ

Bien, luego esta crisis es culpa en gran parte de los gobiernos y los bancos pero… un momento, ¿es que ahora no pensamos? Un porcentaje muy alto de esta culpa es social. Nadie te obligó a comprar una propiedad con precios abusivos y a pagar una hipoteca con condiciones indeseables. Nadie te obligó a dejar de estudiar para ponerte a trabajar de albañil. ¿No te parecía raro ver como los centros educativos se vaciaban mientras chavales de 20 años se compraban un mercedes? ¿No te parecía raro ver tanto nuevo rico?

Y de pronto en 2011… algunos jóvenes de la plataforma Democracia real YA dijeron basta y se movilizaron para intentar cambiar el sistema. Fue el detonante para las acampadas que surgieron por todo el país, y no solo aquí sino que también se sumaron los emigrantes españoles en otros lugares del mundo.

httpv://www.youtube.com/watch?v=HSS7J3lhRWA

Poco a poco lo que empezó siendo una reclamación social por el “sentido común” de los políticos y los bancos acabó degenerando en millones de puntos sin rumbo. ¿Huertos de hortalizas en las acampadas? ¿WTF? No, en serio, hay que centrarse. Me parece perfecto que el pueblo se reúna, debata, consensúe y llegue a una conclusión con fuerza legal para cambiar el sistema. Necesitamos cabecillas, nos guste o no, necesitamos a un grupo sincero y capaz de llevar a los tribunales y al senado aquello en lo que creemos. ¿Por qué? Porque si no todo el esfuerzo no habrá valido para nada.
Por desgracia también he visto como muchos de los acampados ni siquiera han ejercido su derecho al voto en las recientes elecciones locales. Perdonar pero… no se puede ser un revolucionario y después no votar, porque es básico. Es básico para poder avanzar aunque el sistema no te represente, porque cuando el sistema sí que te represente, que me dices, ¿irás a votar? claro… claro… perdona pero NO me lo creo. Y al final… el sistema corrupto acaba actuando:

httpv://www.youtube.com/watch?v=Geg_6Xoy04s

¿Qué pasó en 2001 en Argentina?

Algo extremo, de repente los Argentino no podían acceder libremente a su propio dinero. Sí, aquel que tenían en los bancos, el suyo propio. Y todo por culpa del sistema político, social y bancario.

httpv://www.youtube.com/watch?v=2ZnxZfsrs1s

Este artículo en el diario argentino La nación con fecha 11/Abril/2011 tiene una reflexión amplia de la actualidad, años después de la desgracia económica que aconteció en Argentina. La MISMA reflexión que tenemos hoy en día en España y refleja que NADA HA CAMBIADO POR ALLÍ. ¿Quién tiene culpa de que no haya cambiado? Me atrevo a decir que los mismos ciudadanos. ¿Por qué?

Argentina y España tienen el mismo sistema electoral D’Hont:
Los votos en blanco influyen en los resultados dando más escaños a los partidos mayoritarios y eliminando a los minoritarios.
La abstención perjudica gravemente a la democracia.
Los votos nulos no cuentan para nada.

Elecciones legislativas de 2009 en Argentina. Una abstención del 25% al 35% dependiendo de las regiones.
Elecciones locales de 2011 en España. Una abstención del 33% y hasta del 44% en algunas regiones como Catalunña.

Conclusiones

Sí, ya sé, el sistema electoral no os representa. Pero tenéis alternativas, podéis ejercer vuestro voto y no lo hacéis. Preferís ver como los de siempre ganan desde la terraza de un bar tomando cañas con los amigos. Queréis tener un trabajo y vivir tranquilos toda la vida. Os recuerdo que NO HAY CAMBIO SIN IMPLICACIÓN. Y la implicación os guste o no tiene que entrar en el actual sistema, usando sus medios para darle la vuelta a la tortilla.
Si estás en paro y no fuiste a votar, te mereces seguir en paro.
Si estuviste en la acampada y no fuiste a votar, eres un falso.
Tú te dejas manipular, tú no propones ideas, tú no te mueves, tú te quejas y no actúas… Esto no se resuelve con caceroladas, pancartas y huertos. ¡Ojo! Que yo presto mi total apoyo a ellas como medida de descontento, pero con conclusiones tangibles en forma de denuncias ante la justicia, partidos políticos nuevos, referendums ciudadanos con validez legal… Pero por desgracia pocos se mojan y menos son los que quieren llegar hasta el final. Todo quedará como siempre…

Loading Facebook Comments ...
No Responses

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *