La paradoja de los 5€ comparada con el 15M

Sigo con los post reivindicativos por que creo que es importante. Sigo “picando” a la gente por que creo que sufrimos de una doble moralidad alarmante. Quizás no deba. Quizás meta las narices donde no me llaman pero lo siento, soy así.
Hoy quiero comparar el movimiento 15M del que ya hablé en mi post anterior con la ferviente oposición a la Ley Sinde y el movimiento generado por la plataforma #nolesvotes. ¿Qué tiene que ver? os preguntaréis. Hay cosas en común que quiero describir en este post.

 

 


Este vídeo ilustra de qué trata la llamada “Ley Sinde” y seguidamente una entrevista muy interesante a Alex de la Iglesia que destituyó de su cargo como director de la Academia de Cine debido a su contrariedad con esta ley.

httpv://www.youtube.com/watch?v=-JoGHGglXAA

httpv://www.youtube.com/watch?v=2EUw6dhQxyw#t=0m41s

¿Que ha pasado para llegar a este extremo? Bien, ahora llegamos a la comparación con el 15M. Esta ley se aprobó y NO representaba a la población. Se puede deducir que a quien sí representa es a las grandes corporaciones (discográficas, productores…) ya que ajusta internet al derecho copyright perfectamente. Ahí está la similitud.

A diferencia de la vida real, internet permite un cambio constante y muy rápido. Hay una cierta “democracia real” ya que tu elijes que ver, que escuchar, que leer, que plataformas o programas usar y no hay nadie que te lo impida. Evidentemente hay delitos cibernéticos pero más o menos se van solventando gracias a instituciones y empresas especializadas. Internet es también un negocio y hay que tenerlo muy claro.

La paradoja

Pides una democracia real en la vida real, valga la redundancia, mientras en internet tienes opciones muy bien estructuradas, comprensibles y asequibles que apoyan esta tesitura. Pongamos como ejemplo los servicios musicales de streaming más famosos.

Spotify te ofrece música ilimitada por 5€ al mes. Tiene más de 2,6 millones de usuarios Españoles y sólo 1 millon de los usuarios totales es de pago, es decir, repartidos entre Finlandia, Francia, UK, Países bajos, Noruega, España y Suecia. Esto quiere decir que se encontraron, o encuentran, con pérdidas millonarias (lee artículo) y cambiaron su política de usuarios Free/Open para intentar que más usuarios se hicieran de pago. ¿Cómo respondió la gran mayoría de usuarios españoles?

– Usando servicios alternativos y de dudosa legalidad como Grooveshark.
– Volviendo a bajar música.
– Pirateando Spotify.

En serio, ¿de verdad impera tanto el todo gratis? ¿no pedíais alternativas? ¿no son asequibles 5€? Un cubata, un paquete de tabaco… ¿tan poco vale para  tí el gran servicio que presta Spotify?

Tú mismo y allá con tu conciencia de ¿demócrata?

 

Loading Facebook Comments ...
No Responses

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *