Para emprender en Internet conviértete en un novato

Para emprender tu propia empresa en Internet  favorablemente tienes que ponerte en la piel de los demás. Si hay algo que encuentro complicado es pensar como si no tuviera ni idea de Internet. Como si acabara de llegar a este mundillo lleno de gente y no supiera más que escribir emails, buscar en Google, ver vídeos en Youtube y subir fotos a Facebook.

¿Por qué planteo esto? Muy fácil. Si estás intentando construir una empresa en Internet es porque seguramente lleves muchos años en esto, te gusta, estás involucrado o; si no es ninguno de estos casos, estás muy loco :-)
Precisamente, el tiempo que llevas en la red es la mayor de tus ventajas; has visto todo y nada te sorprende. No te equivoques. Esto se puede convertir en la mayor de tus desventajas.

Para sacar adelante un producto tienes que pensar como tus futuros usuarios y no es nada fácil. Muchos de mis amigos me sorprenden con comportamientos ante la red que yo nunca reproduciría (pobres, sin saberlo me hacen una master class en usabilidad).

En la imagen de arriba se puede observar una segmentación del mercado dividida por los grupos objetivos y su número de usuarios. Por número de usuarios no quiero decir que tenga menos consumidores ya que los grupos varían según el producto/servicio que ofrezcas. Cada grupo tiene su personalidad y identificarlos dentro de tus consumidores es primordial.
Pasamos a explicar la gráfica, he añadido algunas compañías para que tengáis un ejemplo de referencia.

No usuario: Hay muchas, muchísima personas que eligen calidad en lugar de precio pero de igual manera hay otras muchas que prefieren gastar menos a la hora de volar con lo que eso conlleva. Evidentemente si tu compañía es Ryanair (compites en precio a costa de todo, incluyendo la calidad) el perfil de no usuarios se encontraría entre los asiduos a British Airways por ejemplo. Es importantísimo tener claro quienes NO serán usuarios de tu producto para enfocar más tus esfuerzos en otros grupos.

Perfil bajo: Conformistas. Gente que quiere un servicio o producto sin pararse a pensar o preocuparse mucho por la calidad. Quieren que cumpla la labor que buscan y punto.

Medio: Tu grupo principal. Evidentemente habrá usuarios que estén en la linde con el grupo anterior y el posterior. Es decir, que pagando poco quieran un servicio premium o que estén dispuestos a pagar más pero no haya tal producto o servicio dentro de tu marca. Hay que fijarse muy bien y estudiar constantemente sus necesidades para suplir sus deseos.

Premium: Empresas como UPS o Air France podrían describir este sector. Pagar más por un excelente servicio y calidad. ¿Sería este tu caso? Vigila los demás grupos e intenta expandirte si así lo deseas, pero con precaución de no degradar la reputación conseguida.

Super-usuario: Un segmento muy difícil de encontrar o adquirir. Hay determinadas marcas que se han hecho leyenda o por su trayectoria irrefutable han conseguido fans. Estos fans son fieles y colaboran con tu producto (¡y gratis!). Véase Lego o Foursquare, hay clubs de fans o usuarios que colaboran en la mejora de la plataforma.

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *